Alfonso Ibáñez Izquierdo
Equipo
País de origen: Perú
Nacionalidad y Residencia: Peruano y mexicano, residiendo actualmente en Llegó el 6.03.2016.
Paises en los que ha trabajado: Ha trabajado en 10 países de América y 4 de Europa.
Formación: Doctor en Filosofía, conferido por la Université de Paris VIII
Idiomas: Habla, lee y escribe en castellano, francés. Comprende portugués e inglés
“Para solucionar los problemas globales se necesitan soluciones globales estructurales. Es necesario un amplio cambio en la visión de la vida. La humanidad busca una respuesta y todos los pueblos indígenas originarios plantean para esta crisis de la vida, el paradigma de la cultura de la vida, que es naturalmente comunitario. El paradigma de la cultura de la vida emerge de la visión de que todo está unido e integrado, y que existe una interdependencia entre todo y entre todos”. (F. Huanacuni)

Experiencia previa y simultánea a Raíces y Alas: Investigador, educador y asesor en programas e instituciones no gubernamentales de desarrollo desde comienzos de los ‘70, ha impulsado la educación popular, la filosofía de la liberación y las concepciones de desarrollo a escala humana, autonomía democrática, democracia libertaria, y las ha entroncado con el buen vivir propugnado por los pueblos originarios de América. Autor de numerosos trabajos de investigación, gran parte de ellos publicados, ha difundido incesantemente los aportes de pensadores universales del continente y el mundo como Mariátegui, Gramsci, Agnes Heller, Flora Tristán, Castoriadis, Nietzsche, Ellacuría, Gustavo Gutiérrez, Leopoldo Zea, Frank Hinkelammert, así como la utopía zapatista. Ha colaborado con el Foro Social Mundial y ejerce como docente universitario desde hace 30 años.

Especialidades: Investigación, docencia y asesoría

Aficiones, toque personal: En su juventud hizo mucho deporte, después prefirió la literatura, especialmente la novela que abre a mundos imaginarios distintos, y ahora se dedica también a compartir la amistad en el encuentro con los/las amigos/as, ya sea en casas, en el campo o en las playas junto al mar, disfrutando de los atardeceres y amaneceres del mundo.